John Cleese dixit

John Cleese dixit
It´s... AngiePython´s The flying Verses...

Copyright

Todos los textos, poemas, relatos y entradas de este Blog poseen copyright de su autor y están amparados por la ley de protección de la propiedad intelectual. Para cualquier referencia póngase en contacto con éste o añádase detalladamente dicho origen. Gracias.

domingo, 11 de abril de 2010

Imperdonable espectáculo

... Hiere la sensibilidad que en un cortejo penitencial los nazarenos coman (bocatas, no caramelitos) y charlen a cara descubierta (con la pandilla alrededor) mientras otros salen y entran de la fila como si estuvieran en la Feria; resulta indignante que se permita a unas espontáneas que se fotografíen con los guardias civiles que custodian el paso como si estos fueran los jugadores del Barça (y ellos, tan contentos); descompone el hígado ver cómo los acólitos van literalmente acompañados por los padres que por supuesto se toman el "paseo" como otro dominguero de tantos, conversaciones para matar el tiempo incluidas; pero lo que de verdad no tiene perdón es que el nazareno portador de la Cruz de Guía ¡vaya leyendo y/o escribiendo un mensaje en el móvil, hablando con los espectadores conocidos a gritos!...

Por desgracia, en una ciudad como ésta, que puede presumir de una Semana Santa en la que se aúnan bullicio y solemnidad, sin duda una de las mejores semanas de pasión que existen(curiosamente es aquí donde tiene lugar el primer vía crucis de la historia occidental), soporte o sus instituciones permitan bochornos como éste. Una pena que esta cofradía, que cuenta con un magnífico patrimonio en lo que a imágenes y pasos se refiere, y que nos regala una estampa única y ejemplar por su peculiar recorrido y el soberbio trabajo de la cuadrilla costalera se dañe a sí misma por ser incapaz de coordinar un solo tramo y de guardar el mínimo respeto. Haberlo visto ha sido, de verdad lo digo, espeluznante.

No doy nombre ni dato alguno, sólo opino, que cada uno reflexione... No hay más.

1 comentario:

JUAN EME dijo...

Ángela, te veo con la peineta y la mantilla el año que viene imponiendo órden y seriedad católica. Simón estaría orgulloso de ti. Ja ja, un abrazo, guapa.