John Cleese dixit

John Cleese dixit
It´s... AngiePython´s The flying Verses...

Copyright

Todos los textos, poemas, relatos y entradas de este Blog poseen copyright de su autor y están amparados por la ley de protección de la propiedad intelectual. Para cualquier referencia póngase en contacto con éste o añádase detalladamente dicho origen. Gracias.

viernes, 21 de marzo de 2008

Violeta Violenta... Jesuschrist Superstar(1973) y sus demoniacas consecuencias...


Me cuesta sobre manera disfrutar el género musical, sin embargo, hay casos muy concretos en los que una película va más allá de su género... He aquí el caso y mi recomendación de viernes santo; una impresionante ópera rock que no ha envejecido lo más mínimo con el paso del tiempo salvo en una cosa: la lógica caducidad de unos ideales muy frescos y necesarios en la época pero que hoy resultan quizá algo adolescentes.


Por lo demás, nos encontramos ante una obra maestra en toda regla cuyo repertorio musical sigue emocionando con la misma intensidad de siempre, con un sonido atemporal por cuanto conserva todas las señas de identidad del contexto al que pertenece, no dando sensación alguna de 'rancio' sino todo lo contrario...Inolvidable y maravillosa la fusión entre el espacio histórico-físico y el universo estético hippy en forma de energéticas y bellísimas coreografías que crean un paraje idóneo para el desarrollo de la acción.


En cuanto al reparto... qué podemos decir... No ha habido un Judas como el desaparecido Carl Anderson, ni un Jesucristo como Neely (por algo estos actores han seguido representando esta obra hasta nuestros días)... El ensamble entre la acción y la música es vibrante, ágil, tan emocionante que desde el principio la sintonía que se prologa en todo el repertorio encoje el corazón y poco a poco la historia te atrapa, seas o no partícipe de este manipuladísimo testimonio 'divino'... El mensaje de la película es más sencillo y, en esa medida, muy honesto: no se plantea la veracidad de los textos sagrados (que el tema daría para 30 películas más) sino que se limita a aceptar la historia como mitología, como una 'realidad' que el pueblo asume consciente de su 'letra pequeña'... A partir de ahí emprende la noble batalla de ofrecer otra visión del mito, y dentro de lo convencional, poner su papel en tela de juicio con el fin de reconducir la crítica hacia la sociedad contemporánea.


De la misma forma (y lo siento mucho, no es mi intención herir sensibilidades), he de denunciar (porque es un atraco a mano armada) la 'blasfema' profanación perpetrada sin un ápice de calidad ni sentido del ridículo por Sesto y los suyos... Sin duda, una de las grandes herejías para la historia de la música y la farándula, en particular... No conformes con una traducción repegada de mala manera con Superglu del todo a cien, los actores intentan vergonzosamente emular el timbre de los originales y todo queda en un exceso de gorgoritos cutrísimos desmantelados por la nula interpretación. Para rematar, en vez de copiar la música se hace una versión cañí (mezcla los horteros grupos ibéricos de la época/ BSO Star Trek)... Todo ello hace que si la anterior ya nos parecía excecional, mítica, clásica, queramos volver a verla una y otra vez para que se nos pongan de nuevo los pelos de punta como el primer día y de paso nos haga olvidar esa página no reconocida como tal de la historia negra cultural de este país... Y aunque lo decore con chascarrillos, respeto enormemente cualquier otra postura, como no podría ser de otra manera, esa es la esencia de la crítica; utilizando aquéllo que decía Darío, "mi crítica es crítica en mi", siempre razonada y siempre consciente de si misma, ahora eso sí, estable ( que no estática).


Recomendable, por lo tanto, ver esta peli en días de pasión, una excusa para los fanáticos y una verdadera motivación para los curiosos... ¿una razón más para verla?¿sabíais que éste fue el escenario de La vida de Brian, nada menos?

1 comentario:

Vilches -XV Le Diable- dijo...

Ácida, contundente, bellísima, sin decepcionar... igual que la película que propones. Profundamente tú, hasta los huesos... ¿y aún te preguntas por qué te queremos?
El Diablo te envidia... y te saluda, aprendiz.